4 de mayo de 2008

¡La Virgen!

Escribo porque es para contarlo, y también porque que la última actualización de este sitio sea con una foto mía es demasiado privilegio para vosotros. El caso es que ayer la Virgencica del Pilar, la hincha más ferviente de ese equipo que dispara corazones en momentos de intensas emociones, se volvió a aparecer en el Municipal de la Romareda, coliseo de noches europeas destinado ahora a batallas más terrenales e igualmente apoteósicas.



La Virgen del Pilar quiso que fuera Ayala, ese gladiador asesinado por las palabras desde el litoral levantino, ese al que llaman mercenario por buscar el dinero (yo le llamo tipo normal) el hombre que pusiera la gloria en las gradas. La colgó Matu, cantó Aouate, la dio García y la metió la Virgen. Con el número 6. Otras veces llevaba puesto el de Nayim, y también el de Galetti. También se acuerda del gol que marcó con la camiseta de Álvaro ante Osasuna en la misma situación. Pichichi. La mejor.




La historia de ayer sería difícil de relatar si no llega a ser por la aparición. La ciudad se engalanaba de corto, el cierzo no soplaba y entre los que acudíamos al Municipal sólo se oía una cosa. Bueno dos. Una: Zaragoza no se rinde. Dos: Viva los cojones de Camacho. El zaragozano (y zaragocista, no os dejeis engañar por los periódicos madrileños) marcaba dos goles que sonaban a esperanza en Zaragoza. La recientemente reinaugurada plaza de Eduardo Ibarra era encuentro de pasiones. Todos por un mismo objetivo. Y llegó el partido.



Cada ocasión fallada por los blanquillos era un grito atronador que corría por Gran Via e Isabel la Católica y llegaba al corazón de la ciudad. También un golpe al pecho de los orgullosos seguidores blanquillos (que así somos). Cada parada de Aouate era un efecto devastador contra el corazón de los hinchas y contra el cerebro de Manolo. El maño es el hombre, ya lo dije, y debe ser el hombre si el Zaragoza se salva.



Hasta que llegó el momento. Y a Ayala se le saltaron las lágrimas. Y a Zapater también. A Diego ya le había saltado antes el gemelo. A Sergio se le desencajó más el rostro. A García la emoción. A Paredes la furia. A Celades la horchata. A Juanfran la voz. A Oliveira el disparadero. A Manolo le saltaron unos cuantos encima. Y se pitó el final. Y abrazos entre todos. Y el Zaragoza ganó. Y la Virgen apareció. Cosas como estas diferencian a este equipo de otros. Asumidlo. El Real Zaragoza es distinto a todo. Ole maños, olé.





P.D: Hoy la Virgen viaja a Alcudía, donde 12 años y un día después, Zaragoza puede recuperar su sitio en el baloncesto.

P.D.2: 2.000 personas a Montjuic. 1.300 fuimos a Villarreal. 800 a Getafe. 1.200 al Ciutat. ¿Alguien duda lo que significa el Zaragoza?

6 Comentarios:

At 11:46 p. m., Blogger Javi dijo...

Y el año que viene nos vemos en Asobal maño (si hay dinero)

Enhorabuena, al final os salvais. Y tu no te vas no jejeje.

un abrazo

 
At 11:54 p. m., Blogger pablet21 dijo...

Sabía que volverías por aquí. Ví el partido del sabado y el momento fue digno de relatar por todo lo que significaba. Miedo tengo al partido del miercoles. A partir del jueves os deseo toda la suerte del mundo.

Un abrazo y enhorabuena por tener un equipo que aún tiene alma.

 
At 11:55 a. m., Anonymous pablo dijo...

Una vez mas la afición estuvo muy muy por encima del equipo.

Entiendo tu alegría, Guille. Ánimo, que aún toca remar ¿Crees que los del Madrid, con la pasta que ganan, irán primados?

Un saludo, campeón.

 
At 6:11 p. m., Anonymous diego m. dijo...

me parece que el zaragoza tiene jugadores para salvarse mas alla de que se lo lleven o no en la proxima temporada a diego milito

 
At 1:13 p. m., Blogger Rafa dijo...

Os tenéis que venir arriba. ¡Vamos maños, jod---! Es sólo un susto, el año que viene en primera.

Ben cordialment

 
At 7:01 p. m., Blogger ava_adore dijo...

venga chaval, mucha suerte para hoy, espero que se salve el zaragoza!!

 

Publicar un comentario

<< Home