20 de noviembre de 2007

Por lo menos, ilusión

"Era aquella una calurosa tarde de julio en Ojuelos de Valdeminguete, hermoso paraje situado en la Serranía de Cuenca donde el Júcar ve la luz por primera vez. Juan, un muchacho de 12 años que allí acudía para pasar el verano con sus amigos, se encontraba aquella tarde en una situación especial. Sus padres no le dejaban salir a la plaza con sus amigos, porque ellos tenían que estar en casa ese día.

Y es que todos los vecinos de la familia de Juan habían acudido a su casa para celebrar algo. Su mamá había preparado un surtido de ibéricos y una colección de tortillas de distintos sabores. Su papá había estado intranquilo toda la mañana, cigarro va cigarro viene. Las noticias conectaban siempre con el mismo lugar, un sitio llamado Suiza que a Juan le pillaba algo lejano.


Dos colores se instalaron en la cabeza de Juan: el rojo y el amarillo. Entonces, cuando el sol disparaba sus últimos rayos contra los ventanales de la casa de Juan, todos los vecinos callaron, pusieron el volumen de la televisión y escucharon cierta banda sonora cantada (porque tenía letra...) por todos los hombrecillos pintados de los colores anteriormente mencionados que allá se encontraban.

Su papá soltaba alaridos desalentados de vez en cuando. Juan, que por primera vez se fijó en la tele, descubrió que su familia no estaba viendo dibujos animados, ni siquiera a esos hombres con bigote y aburridos que solían hablar en la tele. Su familia estaba viendo algo que se parecía a lo que ellos hacían en los recreos cuando no era verano, y en la plaza del pueblo cuando el estiaje asolaba el nacimiento del Júcar. Se fijó en que todos los allí presentes se pusieron de lado del mismo bando, con lo que Juan decidió no ser menos.


Lo cierto es que el ambiente estaba algo tensionado. Los chistes de Juan no eran reídos y si se hubiera marchado de la morada, seguramente hubiera pasado desapercibido. Pero Juan decidió no irse. Gritó desconsolado los fallos de los suyos y alentó cuando el partido concedía aquél lujo. Entonces, con más de hora y media aguantada en su casa, Juan decidió salir. Y de repente, oyó gritos de emoción. Cuando volvió, miró la tele y advirtió que su equipo había marcado gol. Entonces el árbitro, que curiosamente se parecía a su profesor de gimnasia, hizo sonar el silbato. El partido había terminado, y su familia estaba contenta. Habían ganado.....Entonces Juan abrió los ojos. Era una noche otoñal y estaba en su casa de la ciudad. Quizás su sueño era una premonición. O quizás era solo un deseo pasajero. O quizás se había visto influído por lo que veía a su alrededor. Lo que está claro es que era una ilusión."

11 Comentarios:

At 10:22 p. m., Blogger Alvaro dijo...

Está muy bien, Guille, me ha gustado mucho. Yo, sobre todo cuando era pequeño, también solía tener sueños "tipo Juan". Ya no, que estoy madurando. Jajajajajaja.

Un abrazo crack.

 
At 10:33 p. m., Blogger piterino dijo...

Yo también he decidido abandonar ese tipo de sueños, en previsión de una probable desilusión ... Luego se derraman menos lágrimas cuando el drama se ve venir desde lejos.

 
At 8:16 a. m., Blogger pablet21 dijo...

En la línea de lo que dijo Cesc. Hay que ir, sabiendo que somos un equipo bueno y dispuestos a pelear por cada partido. Sin extremismos positivos ni negativos. A jugar!

Saludos.

 
At 11:47 a. m., Blogger Pablo dijo...

Esos sueños me conducen a mi infancia, donde yo era el más iluso de los mortales. Al final la cantada de Arconada, el fallo de Eloy, la falta de Stojkovic y la cagada de Salinas hicieron que regresase de nuevo a la Tierra. Y aquí estoy, siendo ahora el más pesimista de los mortales.

Un abrazo Guille.

 
At 5:27 p. m., Blogger RUBÉN dijo...

El niño ese llamado Juan, eres tú, ¿no?, jajaja.

No, en serio. Muy bueno el artículo. Me ha gustado. Muy original.

Quien sabe si se cumplirá...

Un abrazo figura!

 
At 6:01 p. m., Anonymous Silvi dijo...

Soñar es muy bonito y creo que siempre hay que hacerlo. Ahora que si hablamos de la selección soñar es muy arriesgado porque el golpe luego es de los de aupa.

Un beso Guille

 
At 6:53 p. m., Blogger Doble J dijo...

Yo estoy totalmente desencantado ya con la selección a pesar de lo joven que soy, no espero nada bueno en el futuro a pesar de saber que hay buena genereacion una vez mas.

Hasta que no haya un entrenador extranjero: Van gaal, advocaat o Hiddink, Scolari... no haremos nada.

Pero ilusión siempre quedará y haber si de una vez hacemos algo

un saludo

 
At 8:26 p. m., Blogger guido dijo...

Yo nunca tuve sueños de está índole (?). Siempre supe que mi lugar es la tribuna jaja

 
At 9:00 p. m., Blogger La quinta del Buitre dijo...

Bueno Guille, o Juan, es que despistas coño, jejeejjejeje... España tiene buenos jugadores y soñar, con los pies en el suelo, no es malo.


Un abrazo (como te llames)

 
At 9:25 p. m., Blogger CALIGULA dijo...

A Concurso literariooooooooooooo!!!

 
At 8:51 a. m., Blogger fullo dijo...

Simplemente, Olé

 

Publicar un comentario

<< Home